Aumenta el número de empresas catalanas que deciden cambiar su sede social