Australia define como robusta su relación con China tras los cables de WikiLeaks