El Ayuntamiento de Barcelona prohíbe pasear desnudo o en bañador