Aznar define a San Gil como una "referencia moral y política"