Aznar, al servicio de Rajoy