Barberá defiende que la palabra 'caloret' existe y cree "desproporcionada" la polémica generada