Fútbol y política, ¿mezcla indisoluble?