La célula de Barcelona podría haber sido dirigida por un cerebro del DAESH en Europa