Barcelona enciende 60 kilómetros de iluminación navideña, un 15 por ciento más que en 2009