Barcelona mantiene los controles de seguridad ante la amenaza terrorista