Barreda, contra el Gobierno