Beltrán, el hombre que siempre estuvo allí