Berga y Reus, tras los pasos de Arenys de Munt