Silencio de Rubén Castro mientras los cánticos béticos llegan a la Fiscalía