Bildu, en la sesión de control