Blanco llega sonriente al Supremo