Brown resiste al frente del Gobierno británico pese al descalabro electoral laborista