Brown insiste en continuar, pero ha perdido autoridad a ojos vista