Bruselas evita pronunciarse sobre el ataque de Tsipras a España y pide que Grecia cumpla sus compromisos