El alcalde de Buenos Aires y los peronistas disidentes lanzan un frente opositor