La CUP sigue presionando para que se celebre un referéndum independentista