Calma tensa entre los miles de pasajeros que abarrotan Barajas