Los enfermos de un hospital de Pontevedra sufren el calor sofocante