Un escaño en Canarias y Madrid, más rentable para los partidos que en Castilla y León