El gobierno central y autonómico, a la gresca por el incendio de La Gomera