Candados, vallas y policías para proteger el Parlament