Cantabria, a un paso de la alerta roja