Caos en un jucio por kale borroka