Carlos Carnicer dice que las resoluciones del Tribunal Constitucional son legítimas "guste o no"