La Casa Blanca no prevé que Obama tenga rival demócrata en las presidenciales de 2012