El jefe de la Casa Real cree que la instrucción del caso Nóos esta siendo un 'martirio'