Correa usaba su relación con Aznar como reclamo para su empresa