Manuel Bustos, ante el juez