La Casa Real vuelve a la normalidad tras la declaración de la infanta Cristina