Caso Taula: billetes de 500, corrupción y una amistad rota