Catalá asegura que los registradores cumplen una "función social" y son "garantes del Estado de Derecho"