El Gobierno, dispuesto a usar todos los instrumentos para parar una consulta ilegal