Mas no da 'marcha atrás' pero no seguirá el camino de la 'desobediencia'