Según el CIS, más del 40 % de los catalanes quiere ser independiente