Celebrar la primera comunión cuesta 2.300 euros, un 17 por ciento menos que en 2009