Chaves espera que los incidentes no interfieran en las magníficas relaciones con Marruecos