Chávez culpa a Posada Carriles y a la CIA de los supuestos planes de magnicidio