Chihuahua, Sinaloa y Guerrero, los estados mexicanos más violentos en 2010