CiU se rompe por la apuesta soberanista de Artur Mas