Merkel y Rajoy, recibidos entre gritos y aplausos a su llegada al Obradoiro