Clinton cumple su agenda española