Coches de lujo, con cargo a la tarjeta black