Madrid se escuda en un “desgraciado error humano” de la enfermera