El Congreso boliviano da luz verde a las elecciones y pone fin al ayuno de Morales