El Congreso destinó casi 3.000 euros en tres meses a limpiar y reparar sus vehículos oficiales